ANIMALES, VIRAL

Un gato cede a la tentación de golpear las enormes orejas de un perrito (pero se arrepiente enseguida)

Sentado en el brazo de un sofá, el gato Ruta mira fijamente las enormes orejas del perro Howie, incapaz de sustraerse a la tentación de darle una colleja. Tras largos segundos de reflexión acompañados de las risas de su dueño, el felino no se resiste y acerca con cautela su pata a la cabeza del can, que parece ajeno a las acciones de su vecino. Sin embargo, cuando finalmente se decide, el ‘agresor’ se arrepiente al instante.

siguenos
Facebook
Twitter
Pinterest
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: